- PORQUE LOS SUEÑOS EXISTEN -

- PORQUE LOS SUEÑOS EXISTEN -
LA VIDA MISMA PUEDE SER EL MÁS MARAVILLOSO CUENTO DE HADAS, NUNCA DEJES DE CREER ...

domingo, 7 de diciembre de 2008

Con Destino al País de Nunca Jamás


Es por la mañana,
miro por la ventana y vuelvo a ver el paisaje de siempre,
miro a mi alrededor y nada ha cambiado, todo sigue igual...
¿Todo sigue igual? no, nada sigue igual.

Nada en mi vida es igual, y nadie de ella tampoco,
volé alto y perdí el norte,
viaje cerca pera irme lejos,
caminé mi nueva ciudad para perderme en ella
y me encontré en sus calles, en sus barrios, en sus noches...

Leí y releí páginas de mi vida que creía borradas.
Me emborraché de amor y la resaca fue horrible.
Me vestí de luto para volver a florecer
para volver a vivir, para volver a soñar,
para sentir que se acerca mi principio y
se acaba el final.

Quiero alcanzar lo inalcanzable,
llegar a donde pocos llegan,
soñar lugares que pocos sueñan,
y menos hacen realidad.

He cogido tu mano,
he volado junto a ti por paisajes de ensueño,
por el País que nos acogerá algún día,
por ese árbol de la vida,
por esas lagunas densas.
Es el más bello de los sueños...
Pero ¿es un sueño? lo sabré al despertar,
sólo al despertar...

7 comentarios:

Alatriste dijo...

Sería maravilloso surcar juntos los cielos y buscar esa estrella lejana, que encierra tanta fantasía, tanta magia.
Sería un honor vencer a Garfio en tu nombre y perderme en tu mirada nadando en la laguna de las sirenas.
Sería un sueño descubrir Nunca Jamás contigo, cogidos de la mano, mientras un ejército de niños perdidos nos muestran el camino correcto.
Nunca dejes de soñar, amiga mía. Nunca dejes de alimentar la imaginación de esa preciosa niña que guardas dentro de ti y que todavía vive en tu corazón.
Me encantó este texto, con sabor a nostalgia y con aroma de hadas.
Te dejo un botón a modo de beso. Así los daba Peter Pan.
Cuídate mucho, niña. A tu lado de forma incondicional y por cierto, gracias por colgar mi Premio. Me alegro de haberte dado el primero y espero que recibas pronto muchos más. Hasta siempre, cielo.

Oscar García dijo...

Las borracheras de amor suelen dejar horribles resacas como bien dices.
Me ha encantado viajar contigo a lo largo de tus palabras.
Un saludo

Clarita dijo...

Querido capitán, nuevo comentario, nueva ilusión, si es que no se como lo haces pero tienes la virtud de convertir con tus palabras un texto como el mío, en algo especial!!
Queda pendiente ese viaje y muchos más, ya iremos eligiendo los destinos!

Un besote enorme y gracias de nuevo por tus lindas palabritas

Oscar, me alegra que te haya gustado el viaje, espero que te unas a nosotros en la busqueda de ese mundo perfecto, un honor tu presencia!

Otro Besote para tí

Alatriste dijo...

Quise dejarte un ramito de suerte, ahora que vives momentos importantes en tu vida.
Te deseo lo mejor, amiga mía. De todo corazón, porque tu triunfo será el mío.
Mucho ánimo y que encuentres lo que buscas. Lo mereces sin duda.
Eres muy especial. Que nadie te convenza de lo contrario y que nadie se atreva a hacerte daño o se las verá conmigo.
Un beso enorme.

Clarita dijo...

Muchisimas gracias por ese ramito tan lindo, por esos deseos y por estar siempre ahí!!
Un besote enorme

Alatriste dijo...

No me recuerdas, soy el que te dio,
la hora una vez, hace años.
Llevabas puesto un vestido marrón,
y un libro de Jorge Amado.

Después cruzaste la calle,
y me quedé con tu olor,
petrificado en el aire,
hasta el día de hoy.

Si tú supieras lo que imaginé,
los hijos, la casa y el perro,
como la noche que me desperté,
contigo bailando en el sueño.

Y ahora preguntas de nuevo,
¿Tiene usted hora señor?,
maravilloso argumento,
para hacer una canción.

Besos, caminos que no se hayarán,
dichoso del río que encuentra su mar.
Labios que nunca se van a juntar,
historias que no se darán.

Recuerdas cuando esa vez te esperé,
tres horas en plaza España.
Hacía frío y empezaba a llover,
fue triste la vuelta a casa.

¿Qué no conoces mi cara?,
¿Qué no te suena mi voz?.
Será mejor que me vaya,
lo siento, me voy.

Pero antes cuéntame de "Doña Flor".
¿Pudiste acabar el libro?,
no te preocupes, yo lo hice por vos,
se queda con los dos maridos.

Y ahora preguntas de nuevo,
¿Tiene usted hora señor?,
diez menos cuarto y te pierdo,
diez menos cuarto y tu olor.

Besos, caminos que no se hayarán
dichoso el río que encuentra su mar.
Labios que nunca se van a juntar,
historias que no se darán.

Fede Comín le pone letra a lo que siento yo a diario cada vez que me acuerdo de cierto encuentro. Porque la esperanza es lo último que se pierde. Espero que te guste la canción y que por una vez, la historia sí se dé. Un besazo.

Alatriste dijo...

Estoy en el País del Nunca Jamás, esperándote sin poder dormir. Te mando un suspiro. Rescátame, Clara. Me siento hundido. Un beso enorme. Te quiero un montón. Hasta mañana, cielo.

VUELVE PRONTO. YA TE ECHO DE MENOS ...